jueves, 19 de octubre de 2017

El lado más cruel y sádico de la colombofilia.

                         
  Nuevamente sesión de noche. No tengo ni idea de que tal lleváis el tiempo por ahí, pero aquí hemos pasado de un verano que parecía no tener fin a un otoño en ciernes. Por calendario ya tocaba. La tierra lleva algún tiempo en la que vociferaba pidiendo agua, y ésta por fin ha llegado.
 La lluvia, la fragancia a hierba mojada, esa sensación ya casi olvidada, pero sí,  soy más de sol para que negarlo. No apetece salir de casa.
Con semejante panorama hoy di con estos dos videos, ambos producidos por una protectora de animales. Uno en Taiwán, y el otro en Reino Unido. Entiendo a las protectoras y nos entiendo a nosotros.

Cuando saludamos a Google, nos gusta preguntarle por venta de palomas belgas, colombófilos famosos, razas de palomas, o directamente los nombres de las vedettes colombófilas del momento, pero sí, escondida tras los bastidores hay otra realidad. Una, que tú que me lees, y yo que creo conocerte, sabemos muy bien. La colombofilia tiene un lado oscuro, extraordinariamente cruel. La otra cara de la moneda de nuestro deporte, el otro rostro del famoso video de National Geographic.
  Son muchos (todos lo hacemos) los que prefieren mirar hacia otro lado, pero esto es real. En lo personal, la colombófila que me ha tocado vivir es sumamente dura, esto por una parte te conduce, en aquellos días buenos a un estado de éxtasis comparable a pocas cosas, a horas y días en los que un incontenible chorro de adrenalina recorre tu cuerpo, pero siempre hay algo en mi que se cuestiona lo perretes que somos.

  Viajamos fugazmente a Taiwán. El mayor club en la isla, maneja la friolera de 140.000 palomas, la mayoría no supera los 4 meses y medio de edad. El 1% sobrevive, el resto muere.
  En una suelta de 5044 regresaron 36 (eso es menos del 1%). Otras lo logran pero algo más tarde. El precio por ese retraso es muy elevado. Se les retuerce el cuello.
Extorsión, palomas drogadas, apuestas ilegales, sí ilegales, porque allí también lo son. Hasta 400 millones de dolares Taiwanes mueve el asunto. Siempre leí que allí las apuestas eran ilegales salvo en el tema de las palomas, ahora veo que no es así. Lo maquillan. Su propia ley lo prohibe, algo que enmascaran sutilmente. Ojo, éstos son los grandes compradores de palomas en Bélgica. Visto así, somos parte de un deporte totalmente corrompido.

  Algo más hacia Occidente, bastante más de hecho, en la  islas Británicas, las sueltas en las que las palomas son liberadas en Francia y España, las Graveyard races (cementerio o campo de tumbas), como ellos gustan bautizarlas son sueltas donde no hay resquicio alguno de piedad. En el video, nos ofrecen un ejemplo en una temporada catalogada por ellos mismos como nefasta, donde soltaron 5560 animales y regresaron 622. Casi el 90% desapareció. También es cierto que esta gente puede mirar a los ojos las 900 millas (haced los cálculos). 
  Afirma uno de los entrevistados en otro fragmento del video, que si tras dos años te queda el 30% es que lo estás haciendo bien. A mi no me queda ese porcentaje ni en un año, pero ni por asomo. 
En realidad en ese oscuro saco estamos todos. No, no podemos mirarnos al espejo de una forma limpia. Hay que entender que esta parte de la colombófila existe, que es real, tan sólo giramos unos grados  el cuello, lo suficiente para olvidar. Preferimos pensar que al no verlo...quizás no existe.
 Dos millones y medio de palomas son criadas en el Reino Unido cada año, la mayoría no tiene un prometedor futuro. 
Deberíamos dar un gran valor a las que lo consiguen. Allí, aquí y en cualquier lugar del mundo. 

 Para acabar que ya es tarde. Me gusta tocar todos los temas, los incómodos también. Me apasiona seleccionar, tallar animales extraordinarios, capaces de superarlo todo, pero cuando uno reflexiona y conduce sus pensamientos a un imaginario debate moral, realmente se te quitan las ganas de seguir volando.  No es menos cierto que esto es la vida, y que sin la colombófila estos animales no existirían.  La crueldad del ser humano es eso, muy humana. 
Esto es como cuando nos comemos ese chuletón de puta madre pero luego visionamos el video que muestra como mataron a esa vaca. Todo de golpe no entra, ¿verdad?. O el chuletón, o el video macabro, pero verlo y masticar al mismo tiempo...
Nos lamentamos cuando el peregrino se lleva una de las nuestras, cuando lo hace por su propia supervivencia, no por tocarte los huevecillos. ¡Vete al parque a comer le maldecimos, come pájaros silvestres pensamos!, pero no decimos nada de ese 70,80% de palomas que nosotros "matamos" cada año. Unas veces porque ni tan siquiera nos podemos llamar colombófilos, enviando palomas muy mal preparadas, y otras, porque el mero hecho de competir lleva aparejado este gran peaje, pero da lo mismo, un copa de hojalata, bien merece el precio que hay que pagar (nótese la ironía). Mañana seguro amanece otro día.






PabS.


Jed & Joan Jackson of Worthing. 'The blind man who won the Pau National.


   El hombre ciego que ganó el Pau Nacional (1980). Así se conocía a este extraordinario colombófilo en los círculos colombófilos británicos de la época. Este tipo de retales históricos me resultan maravillosos. Hay más videos sobre él si os interesa el tema.
  Si os soy completamente honesto, siempre de algún modo, la colombófila británica me hizo más tilín que cualquier otra. Quizá porque tienen algo de mar, que resuelta ser un inmenso canal, pero que luego se estrecha como si de un puente se tratara,  no, no sabría describirlo, pero tiene algo que me llega. No padecen ni por asomo nuestra feroz presión rapaz, pero son numerosos y eso la dota de una competitividad especial. Amen de los famosos arrastres en las sueltas internacionales y de las distancias que recorren los que se decidan a sueltas como las de Pau, Tarbes, o Palamos. Me resulta contradictorio expresarme, quizá ese aroma a colombófila vieja, que hoy lo es menos, porque la sombra de belgas y holandeses y sus palomas es sumamente alargada. No sabría precisar más.

  Recuerdo en una ocasión, estaba pasando unos meses en el Reino Unido, concretamente en la preciosa Shrewsbury, allí estaba yo, sentado en una silla de un pub cualquiera, presenciando una subasta de palomas de un campeón local. El ambiente era otra cosa. Deliciosa atmósfera.
  Jed, con la inestimable ayuda de su esposa Joan, nos demuestran que las cosas son posibles si uno está dispuesto a darlo todo. Lo maravilloso de la colombófila es que se pueden triunfar de mil y una formas distintas. Los Jackson dieron testimonio de ello. 
 Fijaos atentamente en sus instalaciones. ¿Alguien necesita gastarse una fortuna en un palomar?. Invita a la reflexión.
  Esta familia volaba como toda la vida, al natural. Las palomas formaban parte de ellos. En el video se aprecia como una de sus palomas se le posa sobre su hombro mientras Jed nos habla, con esa voz pausada pero muy clara al mismo tiempo. Magia.
  "Genista" ganó Pau en el año 1980. Dos años más tarde, esta magnífica hembra murió, y su propietario, Jed, siempre afirmó que muy probablemente fue como consecuencia del esfuerzo de aquel Nacional. La gente dotada de una sensibilidad extrema, como era el caso de Jed, tan en contacto con sus animales, hace que su argumento sea más que convincente si cabe, al menos a mi me llega. 
 En la entrevista se nos revela que Genista  fue enterrada en un árbol cercano al palomar.  
 Este sabio ciego, como los grandes maestros, manejaba muy pocas palomas, y  afirmaba que la colombófila no despertaba hasta que llegaban las 250 millas. Un colombófilo en el que deberíamos inspirarnos para seguir adelante.

 Aquí tenéis el artículo y el video, espero que lo disfrutéis como yo lo he hecho:


http://www.elimarpigeons.com/Article4/JedJackson.htm



PabS.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Un cheque en blanco. Dos superparejas de muchos quilates.





  Llevo ya tiempo rodeado de palomas, muchas horas mirando al cielo, y en todo este periodo me he mostrado granítico en cada una de las temporadas en las que he volado. Ese fue un gran logro, que habla sin duda de conocimiento y lógica, pero especialmente de calidad y sistema para afrontar temporadas muy duras. De mucha cintura.
 He criado cientos de pichones, de muchas parejas diferentes, de muchos machos con hembras distintas, he realizado infinitos acoplamientos, de todo tipo. Unas parejas funcionan mejor que otras, otras son irregulares en sus resultados, alternando excelentes años con otros no tantos, otras es mejor deshacerlas después de observar el producto la primera nidada, y otras simplemente no llevan regalo dentro, etc, etc...He llegado a tener parejas en las que te salía de lo más profundo del alma ser NO original, y  bautizarlas como pareja de oro, como la que ya conocéis, y que fue sin duda gran base de todo lo que vino después, pero como el 92 con la Silenciosa, y como Petronio y Callada, no he tenido nada parecido.
  Si nos acercamos a casa y elegimos dos pichones al azar, de los que están volando en la actualidad, en un 99% son familia con gran seguridad. Todo ello, sin necesidad de buscar un primo lejano para nacionalizarnos. Aunque debo decir que esto carece de mérito alguno, porque lo que cría en casa sale del mismo jardín. Lo interesante es que si esta elección se hubiera efectuado hace unos años, la respuesta hubiera sido la misma.  Hablamos de hermanos, medios hermanos, primos, tíos, sobrinos, nietos, biznietos, y un sin fin de combinaciones, hasta llegar a 5 ó 6 generaciones de gran fondo en casa en sueltas de % jodidos, que ya por muy repetidos resultan hasta aburridos, sí sí, digo 5 ó 6, porque ya no me acuerdo...uno se hace mayor.



  El 92 (fondo y gran fondo) es hijo del macho, el 77 (fondo y gran fondo, y 2º AS paloma social 2009 e hijo de la anteriormente citada pareja de oro), con la hembra Valdepeñas (AS paloma social 2005), ejemplar que riega todo el cuadro reproductor. 
 La Silenciosa fue una extraordinaria voladora, AS paloma social e insular 2010, y mejor reproductora si cabe, hija de la rodada de Carlos.



La otra pareja, Petronio y Callada. El primero es hijo de la pareja antes nombrada, es decir el 92 con la Silenciosa, y Callada es hija del 77, padre del 92, también con la rodada de Carlos. Como veis familia estrecha.
En las dos parejas, los machos son padre e hijo, y en las dos hembras son  hermanas por parte de madre, y además el padre de Callada es el mismo padre que el del 92, esto es, el 77.
El palomar circula alrededor de estas palomas.

El primer año que hice la pareja del 92 (2009) con la Silenciosa (2008), tan sólo hice una nidada de esas de última hora. Lo suelo hacer. Uno se quedo en la isla, y ha sido FUNDAMENTAL en las marcadas de Marbella en ese palomar, incluido un 1º Social e insular de 880km. El otro, su hermano de nido, era mi favorito. Tras volarlo a pelo desde Mallorca, lo di en una subasta en Mallorca. Fue adquirido por el mismo menorquín que meses antes se había hecho con su compañero de nido. Al darse cuenta de que eran hermanos me pregunto si podía cambiárselo por otro. Lógicamente accedí, y lo hice además de muy buena gana. Un año más tarde este 799 lo volé, creo recordar que fue 4º insular de 500km, y 2º insular de Baza 650 km. Sanba y él llegaron juntos a casa. Sanba fue 1º social e insular de 500km y de 650km. Aquel mismo verano me hicieron una oferta irrechazable por el 799 y se fue a Mallorca de nuevo, donde ahí sigue, por cierto con muy buenos resultados.
 No volé dos años, y a mi regreso, tenía entre ceja y ceja volver a realizar ese cruce. Y así fue. El año 2015 volé varios, y dos de ellos siendo muy tiernos fueron marcados de dos Bazas diferentes en un mes de diferencia aquella temporada. Sus nombres, Petronio y Petronia. La siguiente temporada la Silenciosa no crió con la salud que en ella es habitual, aun así otra hija voló Baza. 
Este año 2017, otra más ha volado Baza,  y otra hermana (la Massanet) voló fabulosamente bien en dos Bazas dificilísimos. La perdí en un más difícil todavía 770 km del 6% de llegadas. 
Algo especial se cocía sin duda. Envié una hermana a Galicia y el primer año de un Lloret terrible, regreso una hija a la semana de una suelta del 11% (926km).
Este año he dejado hecha la pareja y sacrificado un poco al 92 en ese sentido por la duda razonable de hasta donde criará la Silenciosa. De hecho siguen juntos en estos momentos. Y la verdad es que sin problemas. Y es un acople de reserva, de futuro porque de ahí me voy a quedar directamente varios. Levan 8 criados.

Petronio (2014) y Callada (2014) . Voy a desmenuzarlo para su comprensión.
El primer año tal y como hice con el 92 y la Silenciosa, los acople en una sola nidada de última hora. De ahí nacieron dos pichones más bien feos y desgarbados, Sebastián y Úrsula. Ambos volaron un 880km (Marbella) en una suelta del 10% si no mal recuerdo. Ojo, dos hermanos de nido. Al mismo tiempo, ese mismo año, Petronio con otra hembra me saca a Morgana, que también regresa de ese Marbella. Creo ver la luz, no porque estuviera en penumbra, sino porque ví que todo iba tomando forma.



  Al año siguiente, y no hay que ser un lince licenciado en matemáticas para advertir que repetí la pareja. Crié en esta ocasión 10 hijos, pero sólo volé 8 ó 9, si mi memoria no me falla. Tres de ellos volaron Marbella este año. Recapitulando, le he criado y volado 10/11 ejemplares, y 5 de ellos han volado 880km. ¿Alguien da más?. Sin duda alguna, extraordinario. Remarcar que Petronio tiene 6 hijos de Marbella en dos años de cría. 
 Estos números pueden sonar a otra cosa, pero tenéis que entender que son sueltas muy duras, y que hay gente, que o bien no ha marcado hasta la fecha, o lo ha hecho en sólo alguna ocasión.
  Al mismo tiempo, tal y como hice con Petronio, el año pasado aparejé a Callada con otro macho, el 75 (hijo del 92 con su tía la 37) y de ahí salió ASOMBROSA, perdida en combate, y sin duda mi mejor paloma de este año. Regreso de un Baza del 16% y de otro del 20%, en uno de ellos, además haciendo un 2º insular, y os aseguro que dada la ubicación de mi palomar, y esto es más demostrable que la fe cristiana, más aun como se está soltando,  (vientos) tiene un gran valor. Asombrosa acabo siendo la 3º paloma más volada del año en la isla. La 2º fue Olaf, un hijo de Petronio. Ambos hermanos de madre, y medios hermanos de padre. ¿Casualidad?.
El fuerte de una familia, de una línea de palomas consagradas en este tipo de pruebas reside en esa genética trabajada desde hace años. Buscando superarse. Esto exige muchas veces desprenderse de muy buenos animales.¿Por qué? Porque sólo puede tener cabida lo excelso. Y es por ello por lo que mis palomas han funcionado en otros lugares, por la selección que llevan y porque no me quito la mierda. La mierda la vuelo.





  Os diré algo, no todo se acaba en estas dos parejas, porque en un futuro saldrá otra (ley de vida), y porque todos forman una GRAN familia.
Mi mejor macho durante años fue el 77 (sigue funcionando), luego llegó su hijo, el 92 dos años más tarde, y ahora su hijo Petronio. Idem de ídem con la Rodada, fabulosa reproductora, más tarde su hija la Silenciosa, su otra hija Susurro o ahora su medio hermana, Callada (tres hijas de la Rodada con machos diferentes). Todo apunta en una dirección por eso tengo decidido que de estas dos parejas no venderé ni uno más. Salta a la vista el porqué. Hay que reforzarse en la idea con este vigoroso arbolito que ha crecido. 
  Podría seguir y alargarme toda la tarde, tratando de hipnotizaros  con Susurro, hija de la Rodada, madre de muchas palomas con grandes fondos y varias con dos grandes fondos, pero sobre todo madre de dos palomas, que a su vez son padres de Marbellas en su primer año de cría. O  que decir del sublime MAYO, hijo de Gitano (fondo y gran fondo), hijo a su vez de la Silenciosa. Mayo es sin duda mi ojito derecho. Lo dije en la taza del nido y un amigo todavía me lo recuerda. Dos año de cría con dos hembras diferentes, y con las dos, palomas de Marbella. ¿Se puede pedir más?. Supongo que sí, yo lo hago constantemente.

Hoy me apetecía hablaros un poco de ellas. Uno a veces esta tan ensimismado con el blog, con Bellani y sus aventuras, que olvida el mayúsculo trabajo realizado aquí.   


PabS.